MÉXICO.- Hacer tortillas, en apariencia puede resultar sencillo. Todo lo que se necesita es preparar la masa, tener un comal y dedicarle un poco de tiempo. Pero, ¿qué pasa cuando se tiene antojo y se vive en zonas como Europa, donde sería complicado contar con los elementos necesarios? Esto fue precisamente lo que le ocurrió a Carlos Ruiz, un estudiante tapatío, que se dio cuenta que la calidad de la tortilla mexicana no era buena mientras vivía en Europa y hacerlas a mano era algo muy laborioso.

De ahí que tuviera la idea de crear una máquina que de manera instantánea hace tortillas, a partir de cápsulas de masa. Todo esto tuvo lugar en el 2010, cuando este joven que se encontraba estudiando ciencias políticas y economía en la Univearsidad de Zurich, se inscribió en un curso de emprendimiento.

Cuando tuvo que armar un prototipo, Ruiz buscó a un ingeniero y después de prepararle una cena mexicana, convenció al alemán Jonas Müller de unirse a la startup. Al por rato, se diero cuenta de que necesitaban a un experto en negocios, por lo que Ruiz y Müller sumaron al equipo al consultor francés y emprendedor en serie Louis Frachon.

Lograron patentar su invento, constituir una empresa y desarrollar dos prototipos en 2012 y uno más en 2013, año en el que abrieron una subsidiaria en Nueva York. En 2014 se asociaron con la compañía Eugster/Frismag, la cual manufactura la máquina de Nespresso, y en 2015 con Bould Design, quien se encargó del diseño.

En mayo de este año, Flatev lanzó en la plataforma de financiamiento colectivo Kickstarter una campaña por 50 mil dólares, meta que se cumplió en las primeras 3 horas. Se espera que esta máquina sea lanzada al mercado en agosto del 2017 en Estados Unidos a un precio de 399 dólares, para después llegar a Canadá.

El proceso de la creación de las tortillas, en realidad es simple: una cápsula de plástico que contiene una bola de masa se introduce en la Flatev. Ésta la aplana y la cocina en pocos minutos.

Luego de una primera demostración, los comentarios que ha despertado la Flatev, son encontrados, especialmente porque muchos mexicanos piensan que este invento no tendrá éxito, por lo menos en el país,  por el fácil acceso a las tortillas. Sin embargo este joven empresario no pretende sustituir la tortilla artesanal, pero asegura que su máquina es más enfocada a un mercado que vive en el extranjero y no tiene esa posibilidad de comer tortillas hechas a mano.

jcrh